Descubre 10 asombrosos beneficios
de vivir en una casa sostenible.

Las Casas Pasivas son viviendas energéticamente eficientes, ecológicas y sanas, que ofrecen una temperatura ambiente confortable durante todo el año, con solo un 10% del consumo de una vivienda convencional. A continuación, te explicamos sus grandes ventajas.

  Vivienda Passive House en Encamp (Andorra). Proyecto de  Enginesa.

Vivienda Passive House en Encamp (Andorra). Proyecto de Enginesa.

1. La temperatura en el interior siempre es la misma

La Casa Pasiva dota de estabilidad la temperatura a toda la casa, todos las horas y todos los días. 
Reducen las pérdidas de calor en invierno y evitan las entradas de calor en verano, estableciendo así la temperatura ideal en toda la casa.

2. La temperatura es confortable en todos los puntos de la casa

El aislamiento implantado en la vivienda, permite que todas las habitaciones tengan la misma temperatura y además esté dentro de los parámetros de confort. Esto ocurre porque se evitan puntos fríos que producen los habituales escapes energéticos de las casas.

3. Reduces en más de un 90% tu gasto en calefacción

El gran aislamiento térmico implantado en las viviendas pasivas y las ventanas de ultima generación, evitan cualquier cambio de temperatura en el interior, por lo que no será necesario producir casi calefacción. Además, la poca calefacción o ventilación artificial que pueda necesitarse, se produce con sistemas muy eficientes.

4. Vives con una adecuada orientación solar

Cuando el edificio o la vivienda es de nueva construcción, la orientación se adaptará al sol, para aprovechar al máximo todos los beneficios solares y la luz natural, evitando también los sobrecalentamientos de verano.

5. Reduces en más de un 90% tus emisiones de CO2

Al consumir muy poca energía, la emisión de CO2 es 90% inferior a los sistemas tradicionales, reduciendo así emisiones contaminantes que provocan el cambio climático.

6. Un gran aislamiento acústico del ruido exterior

Las ventanas usadas en una casa pasiva, son de triple cristal y doble cámara de aire, por lo que no solo nos sirve de aislamiento térmico sino que además hacen de aislamiento acústico, permitiendo que los ruidos del exterior pasen a ser practicamente imperceptibles.

  Jordi Llovera (PhD Engineer) en la vivienda pasiva en Encamp, realizada por  Enginesa.

Jordi Llovera (PhD Engineer) en la vivienda pasiva en Encamp, realizada por Enginesa.

7. Un ascensor inteligente que recupera energía con el movimiento

En el caso de un edificio pasivo de varias plantas, el uso de un ascensor es imprescindible. El ascensor utilizado regenera energía en las bajadas, creando así, un sistema eficiente.

8. Vives en un hogar domótico

Toda la casa se controla automáticamente, recopilando y analizando datos como la temperatura, los gastos energéticos, el funcionamiento de los sistemas, de una forma muy sencilla para el usuario. Tu hogar se adapta a las necesidades de cada momento.

9. Una ventilación mucho más eficiente

La instalación de un sistema de ventilación produce una circulación de aire totalmente controlada, sin corrientes ni cambios de temperatura, creando una agradable sensación de confort. El aire extraído calienta el aire nuevo de una forma muy eficiente.

10. Ganas en salud gracias a la calidad de aire

El aire filtrado evita la presencia de polvo y polen, lo que reduce las reacciones alérgicas y la limpieza del polvo interior. Además, la baja concentración de CO2 y de compuestos orgánicos volátiles reduce la sensación de cansancio y otras dolencias.

11. Una muy buena amortización

El sobrecoste de una casa pasiva nueva es solo del 3 al 5% sobre el precio global de la obra, a cambio de un ahorro energético de por vida, de un confort térmico incomparable y de una reducción drástica de las emisiones durante toda la vida del edificio.

static1.squarespace.png

Descubre el edificio Aconcagua, primer premio mundial en la
Conferencia del Cambio Climático de París COP21.

Gracias a la aplicación de recursos de la arquitectura bioclimática, los edificios pasivos necesitan de un consumo de calefacción y aire acondicionado casi nulo, lo que permite amortizar la poca diferencia de inversión con respecto a un edificio convencional, en un plazo muy corto de tiempo.